1619

Descargo

He recibido muchos comentarios sobre la traducción al inglés y publicación en este sitio de las Conferencias del Primer Curso de la Escuela Libre de Ciencia Espiritual [First Class Lessons of the Free School for Spiritual Science] dictadas por Rudolf Steiner. La mayoría de esos comentarios son positivos y expresan el agradecimiento de los lectores por haber podido finalmente acceder a dichas Conferencias. Pero también ha habido lectores que se manifestaron asombrados, e incluso escandalizados, al verlas online, al alcance de cualquier interesado. Así que decidí que había llegado el momento de escribir un “descargo” (no una disculpa).

Quienes objetan la publicación lo hacen, según presumo, tanto por razones legales como morales. Voy a comenzar por el aspecto legal, ya que es el más sencillo. Toda la obra literaria de Rudolf Steiner se encuentra en dominio público desde el año 2000. Antes de esa fecha, formaba parte del patrimonio de su sucesión, que era propiedad de la “Nachlassvereinigung” de Dornach, como persona jurídica, y, con anterioridad, de Marie Steiner; jamás fue propiedad de la Sociedad Antroposófica General. El que ahora se encuentre en dominio público significa que las obras originales en alemán pueden ser ya publicadas por cualquiera y leídas por todos.

Las traducciones es una cuestión diferente. Los derechos de autor pueden pertenecer al traductor o a la editorial. Existe ya una traducción al inglés publicada por la Sociedad Antroposófica de Gran Bretaña que, según creo, es propietaria de los derechos de autor. Quizás haya otras traducciones de las que no tengo noticias.

Las traducciones publicadas en http://SouthernCrossReview.org son nuevas y son mías. De modo que, si quisiera, podría reclamar derechos de autor. Pero la cuestión aquí es que tengo derecho a publicar mis propias traducciones de textos que están en el dominio público en su idioma original –sin necesitar permiso de nadie, y menos aún, de la Sociedad Antroposófica General.

Pasemos ahora a la cuestión moral. Quienes objetan la publicación en inglés y el libre acceso a estos textos probablemente tengan en mente las advertencias de Rudolf Steiner de que los textos, y especialmente los mantras, están reservados con exclusividad para los miembros del Primer Curso de la Escuela Libre de Ciencia Espiritual. Con respecto a los mantras, dijo que, de caer en manos equivocadas, se disiparía su efecto positivo sobre aquellos a quienes estaban dirigidos. En otras palabras, ya no resultarían efectivos, ya no tendrían vida. Es una regla esotérica.

No obstante, Rudolf Steiner murió en 1925. Desde entonces, la escuela esotérica ha consistido en continuas lecturas de las transcripciones del inconcluso Primer Curso por parte de así llamados “lectores” nombrados oficialmente. Por supuesto, el segundo y el tercer curso nunca fueron siquiera comenzados. Creer que la Escuela Esotérica aún existe es una ilusión.

Los textos en alemán están a disposición del público desde el momento en que ingresaron al dominio público. Si nos atenemos a lo que dijo Rudolf Steiner, el efecto de los mantras ya no existe. El estudiante debe ahora crear su propio efecto con la ayuda de los mantras.

Si los textos están disponibles en alemán, ¿por qué no han de estarlo también en otros idiomas, para poder ser estudiados por los miembros y los no miembros de la S.A.G. y de la Escuela Libre que no hablan alemán?

Prácticamente todo lo que escribió y dijo Rudolf Steiner ha sido publicado en alemán. Mantener ciertas obras, como las Conferencias del Primer Curso, en secreto para algunos y no para otros, ya no corresponde a esta época. Se ha acabado ya el tiempo de los secretos en la vida esotérica. La publicación en inglés de los textos del Primer Curso y su disponibilidad para los individuos y grupos interesados que no hablan alemán es un reflejo de esa realidad.

Frank Thomas Smith
Enero de 2015

English


Home