28

­Poemas

por Maricel Mendiguibel

 

Un complot de dignidades

aplasta mi espalda y la tuya.

Aun la sangre esta tibia,

pero te estamos llorando,

el dolor de los pañuelos

no cicatriza el olvido.


Hasta la muerte hace arcadas

en este desplante de mentiras.

Las flores viajan solas

por los pasillos del adiós.

No se ven más que ángeles blancos

en este cenagal de despedidas.


Pájaros azules escriben letras de humo

sobre un cielo que se desploma,

patético ... como un sol de medianoche.

No cruces tus armas con mis vientos,

 él…huele a hierro y a revancha.

No cruces el ecuador de este corazón abierto.


Cuando yo nací, Dios estaba distraído,

y el diablo...atento.

Cuando me vaya, Dios seguirá distraído,

y el Diablo...más atento!


Cuando nuestra paloma

se partió en el aire,

ni el uno ni el otro

recogió sus pedazos.


Cuando nos vayamos...  

será suavecito, sin ver el costado;

una corona de suspiros nos cubrirá

la frente, la espalda y la simiente.


Un complot de dignidades

nos aplasta, nos sepulta y nos da muerte!

 

Próximo >